HP lanza su primer phablet en el mercado español

HP Slate6 VoiceTab

¿A ti lo que te van son las pantallas generosas a la hora de hablar de un smartphone? Echa un vistazo entonces a lo último de HP. La compañía ha anunciado que finalmente lanzará en el mercado español su primer phablet, el Slate6 VoiceTab, una propuesta de nada menos que 6 pulgadas.

De grosor delgado (8,8 milímetros) y peso relativamente ligero (160 gramos), este equipo pretende colarse en tu (amplio) bolsillo ofreciéndote, entre otras cosas, soporte para doble tarjeta SIM. Su panel IPS es de 1.280 x 720 píxeles, dispone de altavoces frontales y viene con dos cámaras, una frontal de 2 MP y otra trasera de 5 megapíxeles, con autofocus y flash LED.

 

HP Slate6 VoiceTab

Ver todas las fotos

4 FOTOS

 

 

En su interior corre un procesador quad-core, cuenta con 16 GB de almacenamiento, ampliables mediante microSD, y Jelly Bean sigue siendo la versión de Android que ofrece, aunque asegura que se actualizará a Android KitKat.

Si mal no recuerdas, este dispositivo fue anunciado en enero y mostrado en febrero durante la MWC, de manera que aquí puedes leer más al respecto y verlo en acción, si te quieres hacer una mejor idea. Ahora por fin se deja dar caza en los escaparates españoles (debería empezar a verse ya en las tiendas) en tres colores a elegir, blanco, negro y rosa, y bajo un coste de 249 euros.

Se acompaña además de diferentes tipos de accesorios, que se venden por separado, de manera que siempre podrás hacerte también con una carcasa con solapa (la cubierta sustituye la tapa posterior de la batería, de forma que queda más integrada si cabe -imagen sobre estas líneas-) por 29,99 euros; una cubierta, para sustituir la carcasa original por 19,99 euros; o con un protector de pantalla de plástico, por 9,99 euros.

 Miguel Jumbo G.

es.engadget.com

Protege tu privacidad: 5 prácticas para estar más seguro

privacy-

Mucho se está hablando de la privacidad en días recientes. Aunque debería ser una preocupación perpetua, las recientes filtraciones por parte de Edward Snowden, que trabajaba en la NSA y los planes de Estados Unidos por captar comunicaciones entre personas en internet ha vuelto a levantar la alarma. Realmente no creo que EEUU esté interesado en las conversaciones con tu pareja o tus amigos pero sí demuestra que en ciertas ocasiones es muy simple obtener contraseñas, documentos privados, información corporativa y accesos no autorizados a la vida privada de forma relativamente simple.

El problema es que mantenerte seguro y privado puede ser bastante complicado, implica conocimientos técnicos, procedimientos con muchos pasos y al igual que los respaldos, no estás desesperado por tenerlo hasta que ocurre algo malo. Pero no siempre es difícil tener resguardada tu privacidad, de hecho puedes hacer mucho con poco. Estas son 5 recomendaciones:

 

No uses WhatsApp para comunicación de texto sensibles, importantes o muy privadas

No es la primera vez que lo menciono y no tengo nada en contra del servicio, de hecho creo que funciona muy bien y cumple un objetivo importante pero muchas personas lo terminan usando para comunicación sensible (documentos importantes de trabajo, comunicación gubernamental, intercambio de información clasificada, envío de contraseñas y un largo etcétera. En su momento expliqué las 4 cosas que no deberías hacer en WhatsApp y se mantiene. También recomiendo leer sobre las alternativas a WhatsApp, elegir las enfocadas en seguridad y privacidad. Para aquellos que quieran entender, a detalle, también recomiendo leer los problemas de seguridad de WhatsApp.

Pon un VPN en tu vida

Hace 6 o 7 años hablar de VPN implicaba una configuración complicada, un proveedor de servicio oscuro y difícil de entender (en muchos casos tenías que configurártela tu mismo desde un servidor Linux o Unix) y pagar una gran cantidad de dinero por la trasnferencia. ¿Hoy? Es simple como instalar un software y (mucho) más barato que la mensualidad de los partidos de fútbol de la Champions.

El VPN garantiza que todas las comunicaciones que tengas a internet estén cifradas, más importante: impide que otras personas en la misma red local puedan ver qué estás haciendo. Lo que sea, cualquier cosa. Es tan simple y tan drástico como eso. Hay muchos proveedores de conexión a internet seguro por medio de VPNs pero recomiendo dos: BlackVPN y V. El primero es muy barato, pero un poco más difícil de configurar (insisto, aún así es bien sencillo), el segundo simplemente descargar una aplicación y presionar “Conectar”.

Desconfía de los Wi-Fis abiertos y públicos

Vas a un evento, te sientas, sacas tu smartphone o tu portátil y te conectas a la Wi-Fi gratuita que se ofrece. O vas a un hotel, llegas a la habitación y haces lo mismo. Estás en la calle y encuentras un punto de acceso abierto y lo aprovechas. Abres tu email, revisas tu Facebook, miras Twitter, actualizas tu blog o chateas con alguien, sin más.

Mal, muy muy mal.

¿Aceptarías comida o agua de un desconocido? No lo creo, Entonces, ¿por qué te conectas a los Wi-Fis abiertos sin preguntarte al menos una vez si es seguro. ¿Sabes quién es la persona que controla el o los routers que ofrecen esa conexión? Probablemente no, tampoco sabes si esos routers son seguros y una persona con malas intenciones los ha hackeado y está capturando todos los datos que se transfieren por medio de los aparatos que dan conexión a internet. Datos que luego pueden ser analizados para obtener comunicaciones, accesos, contraseñas. Es muchísimo más simple de lo que imaginan.

Es cierto que hoy muchos servicios populares ofrecen conexión segura por medio de SSL (Facebook, Twitter, entre otros lo hacen) y que algunos servicios ofrecen comunicaciones cifradas, pero eso no es suficiente. ¿Solución? Mirar el punto anterior, usar un VPN cuando te conectes al Wi-Fi público o gratuito, siempre.

Elige sistemas y servicios con cifrado

Cuando se supo que la NSA estuvo espiando comunicaciones también se reveló que una de las cosas que nunca podrían o podrán ver son las comunicaciones de iMessage y las conversaciones en video de Facetime de Apple. ¿Por qué? Porque ofrecen cifrado de punto a punto, es decir, la única persona que puede leer las conversaciones es a quien te diriges. Nadie más, ni siquiera Apple. Lo mismo sucede con servicios como BlackBerry Messenger.

La elección de sistemas con cifrado puede hacer la diferencia entre que se sepa lo que haces y dices y que nadie pueda verlo, solamente las personas que tu quieres que lo vean. Últimamente más y más servicios avisan que sus comunicaciones o su uso es seguro. Una de las mejores formas de saberlo es si el URL en una página web empieza con https:// (aunque no siempre es garantía de seguridad, cuidado).

Tapa la webcam de tu portátil con una cinta

Es importante tapar la webcam del portátil con una cinta porque hay mucho malware que puede activarla sin que te des cuenta. Especialmente en portátiles relativamente antiguas usando sistema operativo Windows. Ante la duda, es mejor taparla sin más. Ordenadores más nuevos activan una luz sí o sí en caso que la cámara esté encendida.


Como decía, es simple y siguiendo estos pasos se puede estar mucho más seguro sin invertir tiempo entender todo el entramado técnico de sistemas de cifrado, del funcionamiento del hardware que hace que funcione el internet o los huecos de seguridad que pueden llegar a tener algunos sistemas operativos.

 

Miguel Jumbo G.

Cookingideas.es

La soledad nos mata, literalmente

soledad

 

Vivir aislados o, mejor dicho, sentirnos solos tiene una incidencia en la salud equivalente a fumar y peor que la obesidad, según concluyen los estudios sobre mortalidad en personas mayores. Las personas que afirman sentirse solas tienen un riesgo de muerte un 26% superior a las que llevan una vida social activa (o viven felizmente aislados), una vez descartados el resto de los factores de salud, sexo y edad.

Es la conclusión de un estudio llevado a cabo a lo largo de siete años por un equipo de la Universidad College London entre 6.500 británicos de más de 50 años, que acaba de publicarse en la revista Proceedeings of the National Academy of Sciences y del que se hace eco la edición online de Wired.

Aislamiento y soledad no es lo mismo, matiza el autor del estudio, el epidemiólogo Andrew Steptoe. Mientras el aislamiento social se trata de una condición objetiva en la que “el individuo no tiene interacción con otros”, la soledad es “un estado emocional en el que la persona no está satisfecha con sus conexiones sociales”. “Es probable que alguien que está aislado socialmente se sienta solo y viceversa, pero no siempre es el caso”, explica el investigador.

El estudio concluyó que la “soledad intensa” aumenta el riesgo de muerte un 26%, una vez descartados factores como la riqueza, la educación u otros problemas personales. La soledad hace que la gente sea más vulnerable a la muerte.

Además de la propia percepción de la soledad, existe un motivo objetivo y evidente que explica la mayor mortandad de los que están solos: carecen de los vínculos sociales necesarios para recibir ayuda cuando la necesitan. Nadie les anima a comer bien, a tomar su medicina y nadie acude en su ayuda en caso de crisis.

La soledad es uno de los problemas de salud mental más graves que afronta la tercera edad. Una campaña reciente para mitigar la soledad entre los abuelos británicos concluyó que unos 5 millones de ellos tienen como principal compañía la televisión (y menos mal que tienen la BBC). En España, 1 millón de los 7 millones de personas mayores de 65 años viven solos. La mayoría de ellos afirman sentirse solos “con frecuencia”, según un Informe realizado en 2002.

 

Miguel Jumbo G.

Cookingideas.es

Cinco formas en que Internet nos está atolondrando

internet

 

 

Muchos avances tecnológicos se equilibran con ciertos retrocesos en otras áreas, a veces propiciados por el uso de aparatos o ayudas que antiguamente no existían. Podríamos resumirlo diciendo que a veces los aparatos nos ayudan y en ocasiones nos atolondran, sin que esté muy claro si esto es bueno o malo: quizá no sea ni una cosa ni la otra. Por concretar algunos ejemplos que siempre me han llamado la atención hoy en día, ahí van esas señales del atolondramiento tecnológico: No saberse los números de teléfono de familiares y amigos de memoria. ¿Podrías recordar unos cuantos de ellos en una emergencia? ¿Más de dos o tres? Como hoy en día no hay siquiera que teclearlos se hace extraño, complicado y muchas veces inútil memorizarlos. Dicen que Einstein aconsejaba no aprender de memoria nada que pudiera consultarse en un trozo de papel, así que esta idea seguiría su senda. Sin embargo, el día en que perdemos el móvil, nos quedamos sin batería o tenemos que hacer una llamada desde un fijo o un teléfono ajeno echamos en falta esta antigua tradición de memorización.

Y es que aunque recordemos sin problemas nuestro propio número de móvil hoy en día para muchos es incluso difícil recordar el número fijo de su propia casa. Curiosamente, los números más antiguos de la familia, incluyendo fijos o números que ya no existen están grabados a fuego en sus cerebros – aunque ya no existan.

Confiar demasiado en los GPS. Antes se llegaba a los sitios mirando un mapa de papel o simplemente preguntando. Hoy en día para muchos es casi indispensable contar con una dirección de destino precisa que poder marcar en el tomtom de turno, para dejar que el sistema de navegación marque la ruta hacia el destino.

Tal y como demostró el reciente fiasco de los mapas de Apple, a veces resulta que confiamos demasiado en este tipo de sistemas: te llevan por caminos equivocados, a sitios absurdos (pero que se llaman igual) o algo peor. Como un día desconecten el GPS de precisión o se vaya a tomar viento un satélite no quiero ni pensar en la que se armará.

No saber escribir a mano. ¡Adiós, caligrafía! Es lo primero que aprendemos de niños y por lo que se ve lo primero que perdemos en cuanto comenzamos a usar teclados ya de jóvenes. Y es que tener una caligrafía ininteligible ya no es privilegio únicamente de los médicos: ahora que en todas partes se escribe con teclados es difícil entender la letra escrita de muchísimas personas.

La solución no es para nada simple, pero basta «volver por un momento a los orígenes» y recrearse con el lápiz y una libreta en hacer letras redondas y claras – como quien hace un dibujo. Hay quien dice que la mejor forma es re-aprender a escribir aprovechando que se enseña a los niños o a los sobrinos – antes de que ellos mismos caigan en la perdición, claro.

No fiarnos de la gente sin googlearla. Hubo un tiempo en el que conocías gente y la ibas descubriendo poco a poco. ¡Ah, aquellos maravillosos años para las relaciones humanas! Hoy en día quien más quien menos echa un vistazo a Google para ver qué hay detrás de una persona antes de preguntarle directamente. En algunos sitios lo recomiendan como forma de interesarse (y como precaución incluso) por nuevas potenciales parejas; en otros dicen que es una prueba obligatoria para los candidatos a cualquier puesto de trabajo.

Lejos quedan los tiempos en los que podía uno fiarse de las personas sin googlearlas, lo cual además es un problema porque mucha gente todavía sigue sin existir en Internet: gente que simplemente no tiene ningún interés por la tecnología, las redes sociales o por hacer su vida pública en Facebook o Twitter. Aunque no sea fácil combinar esos dos mundos, recordemos que a veces incluso quienes más exponen sus vidas digitales echan de menos un poco de privacidad y anonimato, por no hablar de aquellos que preferirían no haber pisado Twitter nunca jamás.

Si no está en Internet no existe. Los más adictos a la red creen a veces que si algo no está en Internet es porque sencillamente no existe o porque «algo raro pasa con eso». Si bien es cierto que casi todo está hoy en día en algún lugar de Internet, no todo está en la Wikipedia, ni en Google, ni en las profundidades de las redes sociales.

Un dato reciente afirmaba que menos del cinco por ciento de la información de referencia que está disponible en bibliotecas, museos y organismos de todo el mundo está disponible en la red; esto hace que un montón de publicaciones, bases de datos y materiales no aparezcan en ninguna búsqueda – a pesar de que quizá sean relevantes en sus campos. Por suerte la labor de documentalistas y «arqueólogos de Internet» es precisamente localizarlos y darlos a conocer, pero eso no quiere decir que vayan a surgir de la nada así como así. No es que algo no exista, simplemente es que nadie ha tenido a bien en darlo a conocer.

 

Miguel Jumbo G.

Cookingideas.es

Los emoticones en comentarios de Facebook ya son una realidad

Hace unos días que podemos ver los emoticones en los comentarios en Facebook, esto solo era posible en los mensajes privados, el chat o a través de las aplicaciones en dispositivos móviles. Sin embargo, aún no nos muestra la totalidad de emoticones, basta con insertar el carácter y listo.

Pero ¿cómo sabré todos los caracteres? Algunos son fáciles e incluso lo utilizamos en los mensajes de texto, pero para aquellas personas quienes no se encuentren tan familiarizadas con los emoticones, les dejamos un listado de los caracteres a través de FbSmileys, copia y pega el emoticón en el comentario y aparecerá.

Una muy buena actualización de Facebook con respecto a la apariencia que adquieren los comentarios. Quizás muchos usuarios se encontraban esperando hace tiempo ya la posibilidad de ver los “dibujitos” en sus mensajes.

    Miguel Jumbo G.

QEF

Cosas que podemos aprender de como la telefonía móvil está cambiando las cosas en África

A menudo cuando se menciona la brecha digital se tiende a pensar en países en desarrollo en los que el acceso a las tecnologías es complicado cuando no imposible.

Pero muchas veces olvidamos que en el primer mundo hay regiones en las que cosas como el acceso a Internet no están garantizadas, ni mucho menos, o en las que ciertos servicios como el acceso a los sistemas de salud públicos se complican para personas que viven en lugares remotos.

Pero la cada vez mayor implantación de la telefonía móvil en África está demostrando que las cosas pueden cambiar mucho de formas un tanto insospechadas, reduciendo esta brecha digital.

Una de las primeras cosas que el uso de móviles ha potenciado es el sistema bancario de algunos de los países, haciendo que muchas personas que antes tan siquiera tenían una cuenta bancaria ahora usen el móvil para pagar sus facturas, realizar pagos a otros usuarios, comprar comida, y enviar dinero a parientes en el exterior.

Otra de las cosas en la que los móviles se han demostrado increíblemente útiles es en el campo del activismo ciudadano, aún a pesar de los intentos de gobiernos autoritarios de controlar estas redes de comunicaciones.

La educación también está cambiando gracias a la distribución de materiales de estudio y de refuerzo adaptados a los teléfonos móviles, más baratos que los ordenadores, aunque los tablets también tienen pinta de que van a jugar un papel importante; el contacto con profesores y otros estudiantes a través de los móviles también es una novedad importantísima.

El entretenimiento, y no es una sorpresa, es uno de los principales motores que llevan a los habitantes de África a usar los móviles, para compartir canciones, fotos y vídeos, escuchar la radio, votar en reality shows, etc. La creación de contenidos específicos para estas plataformas está convirtiéndose en una industria que mueve millones de dólares. Facebook, Twitter, y similares también son muy populares.

En una nota más seria, el uso de los móviles ha demostrado ser especialmente útil a la hora de reestablecer el contacto con familiares y amigos con los que se ha perdido el contacto tras algún tipo de desastre, ya sea natural o fabricado por el hombre, bien pasando mensajes entre usuarios o bien gracias a bases de datos en línea.

La agricultura también se ha visto beneficiada pues los agricultores pueden compartir información acerca de la meteorología, precios de mercado, subvenciones disponibles, etc.

Finalmente, la salud también es una gran beneficiaria de todos estos cambios, ya sea mediante cosas aparentemente tan simples como un SMS para recordar a un paciente una cita con un médico como para ayudarle a encontrar el centro de salud más cercano en caso de necesidad; también la idea de un servicio que permite comprobar mediante un SMS si un medicamento es una falsificación o no contribuye a salvar vidas.

Lo curioso de todo esto es que, como ha sucedido en muchas otras ocasiones, estos usos de la tecnología no responden a un plan preestablecido.

En realidad el despliegue de tecnología móvil en países en desarrollo o del tercer mundo comenzó como una alternativa más práctica y económica al tendido de grandes redes de cable, que eran un objetivo muy goloso para los ladrones.

Pero lo mejor es que esas lecciones aprendidas en África, un continente que no es conocido precisamente por sus magníficas infraestructuras de comunicaciones, probablemente pueden servirnos para darle una vuelta a como hacemos las cosas aquí.

Miguel Jumbo G.

(CookingIdeas)

Facebook, ¿una herramienta para socializar o para deprimirse?

Estaba extremadamente contenta durante las vacaciones hasta que Facebook me dio un doble golpe en el estómago.

Entre las primeras cosas que me percaté al abrir mi laptop fue que un amigo había comentado en las fotografías de mi exprometido; un ex del que no soy amiga en Facebook, en el que solo pienso ocasionalmente y al que no le he hablado en más de cuatro años.

No había ningun otro lugar en el que debía estar y sentía curiosidad. Así que le di clic con una mano, mientras sostenía mi café latte con la otra.

Rayos, hubiera deseado no hacerlo.

Frente a mí había fotografías de una boda. Y sin importar cuánto tiempo haya pasado y lo bien que sabía que él y yo no éramos el uno para el otro, las náuseas se apoderaron de mí; y luego vino el estallido breve de lágrimas. Verás, una cosa es escuchar que tu exprometido se casó y, otra, es descubrirlo mientras era abofeteada con su imagen besando a su hermosa novia.

En ese momento, antes de que pudiera estar genuinamente feliz por él, era una mujer de 43 años que odiaba Facebook. Pero gracias a mis amigos que supieron de mi experiencia a través de Facebook (sí, noto la ironía), rápidamente me di cuenta de que no estaba sola. Muchos otros habían tenido esos momentos en los que, en pocas palabras, Facebook apesta.

Por supuesto, están los exnovios, incluyendo quienes dijeron que no querían tener hijos pero ahora sostienen a recién nacidos. Pero también considera a aquellos lidiando con la infertilidad, quienes son sorprendidos con fotografías de ultrasonidos y anuncios de bebés. O a la recién divorciada madre de tres hijos que trabaja para construir una nueva vida normal pero es derribada cada vez que ve álbumes de vacaciones de familias felices, aparentemente perfectas e intactas. ¡Ah!, y no te olvides del chico con una carrera derrumbada que debe ver cómo se dispara la carrera de otro.

No puedo evitar pensar en los chicos de veintitantos años que corren de aquí para allá en los cuarteles de Facebook, demasiado jóvenes para conocer el dolor de no poder tener hijos o los matrimonios fallidos de varias décadas.

¿Qué saben sobre ese tipo de desafíos en la vida?

A un amigo de la universidad, quien como yo no era amigo de su ex, le fue peor. Su exnovia se casó dos veces, en dos continentes diferentes, y entonces (justo cuando pensó que estaba en una zona segura), su expareja tuvo una recepción adicional.

“No podía escaparme”, dijo. “Persistió en mí y no podía salir”.

Y en el mundo actual de Facebook, añadió, no es suficiente moverte del dolor a la aceptación. También sentimos presión de hacer “me gusta” a lo que vemos.

“Si estuviera hablando con un amigo y dijera, ‘estoy bien. Ya lo superé. Estoy feliz por ella’, y él sacara una fotografía de ella en la playa con su vestido de novia y dijera, ‘¿Ah sí? Ve esto. ¿Ahora cómo te sientes?’ Probablemente tendría que golpearlo”, escribió.

Por supuesto, Facebook ofrece opciones de configuración de privacidad y formas para bloquear a la gente, que puede ser tranquilizante si, a diferencia de mí, puedes mantenerte al día sobre cómo funcionan. Pero te guste o no, en un mundo donde ser parte de Facebook parece ser algo sin escapatoria, hay una nueva realidad. Es una en la que pequeñas dagas personales pueden ser lanzadas hacia a ti cuando menos las esperas.

Un experto en redes sociales, que se negó a ser nombrado pero trabaja para ponernos en esa red (sí, noto la ironía), dijo esto en respuesta a mis preocupaciones.

“Por cada exnovia desanimada por la fotografía de un exnovio hay familias reunidas, donaciones de riñón ofrecidas, viejos amigos reconectándose, reuniones de familia planeadas”, escribió en un correo electrónico.

“Solo porque Facebook existe no significa que hay un nuevo problema; las mujeres con problemas de infertilidad no pueden evitar ver a mujeres embarazadas en la calle o tampoco ver a bebés en carriolas, y las personas recién divorciadas o que acaban de romper con alguien no pueden evitar ver a parejas felices en la banqueta”.

Puntos fantásticos, por supuesto. Me he beneficiado de todo lo que es bueno y poderoso de Facebook. Ni siquiera culpo a la empresa. Sólo reconozco formalmente que a veces, bueno, puede apestar. Puede arruinarte la cabeza y corazón en una forma en la que los extraños en la calle no pueden.

La feliz pareja que se besa en la banqueta virtual de Facebook puede incluir al ex. La novia, sonriente, que se pasea por Facebook en el brazo de otro hombre puede ser la que te arrancó el corazón y lo pisó. Y esas nuevas mamás empujando carriolas en Facebook, las que tienen fotografías perfectas de ultrasonido y fueron capaces de terminar su embarazo, pueden ser las chicas de la preparatoria que te hicieron sentir insegura, las compañeras de cuarto de la universidad con las que alguna vez competiste, las primas que parecía que tenían todo cuando tu seguías luchando.

“Facebook es un lugar feliz, para personas felices, publicando momentos felices”, dijo un amigo, quien ha tenido un año difícil. “Así que cuando estás en una situación de vida difícil, puede volverse un lugar terriblemente doloroso para visitar”.

Muy cierto, pero la cosa es que cuando me abofetearon con las fotografías de boda de mi exprometido, estaba en un lugar feliz; nada cerca de una situación difícil de vida. No tenía razón para evitar la visita. Fue el momento Facebook lo que me puso en un lugar doloroso.

Como quitarte un curita, escuché las noticias de su matrimonio y vi la prueba en segundos. Y, francamente, apestó.

La buena noticia es que, me recuperé rápidamente. Media hora después, estaba bañándome en la luz del sol y honestamente puedo decir que estaba feliz por él.

Pero lo sé, tuve suerte. Hay muchos otros para quienes los golpes de Facebook duran más. Por esa misma razón, no me puede “gustar” esa parte de nuestra nueva realidad.

Miguel Jumbo G.

(CNN)

Consejos prácticos para mejorar la calidad de tus contraseñas.

Vivimos en tiempos extraños de seguridad informática. A medida que pasamos más de nuestros datos a la nube, tenemos que confiar más de nuestros datos a proveedores externos. Ya no es que nuestras fotos o documentos están en un disco duro sentado en el escritorio, alejado de internet, cada día más cosas las tenemos online con la promesa de que no se perderán por robo, extravío o avería de nuestros discos.

Y es una promesa honesta y práctica. Hay decenas de proveedores que hacen un esfuerzo muy grande por mantener un nivel de seguridad altísimo, además de la comodidad de tener todo online, accederlo desde cualquier equipo y olvidarnos de la posibilidad de perder nuestros datos porque algún hardware falló.

Pero la seguridad es tan fuerte como el nodo más débil y ese suele ser las contraseñas que los usuarios eligen. Por ejemplo: recientemente hackearon LinkedIn (red social profesional bastante conocida) y después de hacer un análisis de la calidad de passwords elegidos, cada uno de las peores opciones posibles fueron encontradas:

  • password
  • 123456
  • 12345678
  • qwerty
  • abc123

La realidad es que tenemos esa mala costumbre, y en estos casos da igual el inmenso nivel de seguridad que una empresa como Google, Apple o Dropbox pueden dedicarle a sus recursos, si nuestra contraseña es fácil, el acceso a nuestros datos es fácil.

El descifrar contraseñas generalmente se hace por medio de fuerza bruta (intentar una y otra vez hasta lograr encontrar la correcta) y eso significa que, mientras más largo el password, mejor. Afortunadamente mejorar la calidad de las contraseñas también es fácil y no hace falta recordar números y letras complicadas. Hace falta un poco de ingenio y un poco de cuidado.

Desafortunadamente los millones de ingenieros que trabajan detrás de las aplicaciones que conocemos y amamos creen que los usuarios están dispuestos a recordar passwords tipo “Rfkw*#001234 8828we!” y todos sabemos perfectamente que eso no es así. El primer sysadmin con el que trabajé pretendió que cada usuario recordara una contraseña que era el equivalente a su nombre en hexadecimal.

Pero por muy complicadas que sean las letras, números y símbolos usados, si la contraseña es corta, sigue siendo relativamente sencilla de encontrar. No hace falta serparanóicos. La mejor recomendación es usar una oración (no se asusten), sí una oración de al menos 4 palabras, con sus espacios respectivos que te sea fácil recordar. Por ejemplo:

Es muy fácil recordar esta contraseña

La oración anterior tiene 37 caracteres, espacios, un acento incluso. A una máquina le tomaría 500 años (o más) encontrar la contraseña por medio de fuerza bruta. Pero sí te preocupa la obviedad, puedes usar cosas que te resulten familiares o palabras sencillas de recordar:

  • cepillo de dientes jabon de mano
  • lápiz bolígrafo papel tijera
  • perro caballo gafas oscuras

Ahí tienes el 80% del problema solucionado.

Lo segundo más importante es evitar redundancias a toda costa, es decir, que si por azares del destino encuentran una de tus contraseñas, por favor que no sea lo mismo para todos y cada uno de los servicios que usas. Por lo tanto, asegúrate de generar variaciones (que también puedas recordar) para cada cosa que uses.

Por último, si alguno de los proveedores de servicios (desde el lugar donde almacenes tus datos hasta la banca en línea) no te permite escribir contraseñas largas o te obligan a usar algún tipo de “caracteres raros” siempre podrás escribir un email a sus responsables y recordarles esta maravillosa caricatura de xkcd.

Miguel Jumbo G.

Cookingideas.

¿Por qué a veces sientes que el móvil vibra pero no es así?

A mi me ha pasado un centenar de veces, camino por la calle, estoy hablando con alguien o estoy sentado en un restaurant comiendo y de repente siento que me vibra el móvil, como si alguien me estuviera llamando o como si me hubiera llegado un email nuevo. Lo saco del bolsillo y nadie está llamando, no tengo emails nuevos, ninguna notificación nueva, de hecho.

Estoy loco, pienso. O tal vez el movimiento de la tela del pantalón me hace sentir que hay una vibración, aunque no la haya. Pero el hecho que me haya sucedido muchas veces fue motivo suficiente para buscar en internet, si el que está mal de la cabeza soy yo o tal vez somos varios.

Resulta que somos varios :)

Una encuesta realizada en Estados Unidos determinó que el 68% de los encuestados ha sentido estas “vibraciones fantasma” de los cuales 87% lo experimentó una vez por semana y 13% lo experimenta a diario.

Lo bueno es que todos aquellos que lo sentimos no estamos realmente locos, hay algunas teorías que podrían explicar por qué lo sentimos.

De acuerdo a Alex Blaszczynski, de la Escuela de Sicología de la Universidad de Sydney, la vibración puede venir de algún fenómeno eléctrico. ¿Ese sonido que escuchan cuando acercan el móvil a algunos altavoces? Bueno, lo mismo, pero al contrario: una ligera interferencia que hace que se sienta como una vibración. Por el momento es simplemente teoría, pues Blaszczynski no ha hecho ningún estudio formal al respecto.

Larry Rosen, escritor del libro iDisorder considera que tiene relación con la ansiedad por interactuar con algunos dispositivos tecnológicos. De tal forma que cualquier movimiento que cause algún tipo de vibración (por ejemplo una silla siendo arrastrada cerca de nosotros) se interpreta como una vibración del móvil. Pero Rosen es autor de un libro pesimista con relacióna la tecnología y considera que la sociedad está atrapada en ella. Suena oportunista considerando que la tecnología ha estado presente en nuestras sociedades desde el principio de los tiempos.

Por otro lado Michael Rothberg, del Centro Baystate en Springfield, Massachusetts (Estados Unidos), considera que se trata de mal interpretación de señales sensoriales en nuestro cerebro.

Considerando que experimentamos tantas cosas y recibimos toda clase de señales sensoriales, el cerebro filtra lo que nos interesa o lo que es relevante para nosotros e ignora lo que no. Por ejemplo: es relevante si pones tu mano sobre una superficie muy caliente pero la sensación de contacto del pie con los zapatos estando de pie, es irrelevante. Entonces, si estamos esperando de forma casi involuntaria que el teléfono en algún momento vibre o suene, esa sensación puede tratarse de alguna malinterpretación y nuestra conclusión inmediata viene del hecho que estamos todo el tiempo, de forma casi inconciente, esperando a que el móvil vibre. Hacemos la relación inmediata y por lo tanto creemos que, valga la redundancia, el teléfono vibró.

¿A ti te ha pasado esto? ¿Crees que el móvil en tu bolsillo vibra, cuando no?

Miguel Jumbo G.

Cookingideas.

Facebook Mail ya está disponible

Ya te pueden enviar correos a tucuenta@facebook.com , esto se hizo oficial hace varios días. Tus contactos podrán escribirte desde cualquier cuenta tradicional como Gmail, Hotmail, Yahoo, entre otros. Los correos aparecerán como mensajes privados,desde donde podrás responder directamente.

Facebook sincroniza la dirección de correo electrónico y el nombre de la cuenta de Facebook. Normalmente, el correo es el nombre de usuario @facebook.com, por ejemplo https://www.facebook.com/TodosobreRS y el correo sería el siguiente: TodosobreRS@facebook.com

Comunicarse será mucho más fácil, los mensajes a tucuenta@facebook.com llegarán como cualquier otro mensaje privado, también pueden adjuntar URL, imágenes, videos, etc. Prueba Facebook Mail y mantente comunicado en todo momento. Recordamos que esta función aún no se encuentra disponible para Fanpage.

 

Miguel Jumbo G.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.